On premise, nube privada o pública, ¿qué estrategia adoptar?

09/11/2018

La economía digital ha supuesto una verdadera revolución en los negocios y las tecnologías que se requieren para estar 100% instalados en ella.
 

Si en el pasado los recursos financieros eran la base de la riqueza, hoy, en una era comandada por la economía digital, esta base la constituyen los datos y la información. ¿Sabía usted que en el 2014, por cada habitante en el mundo, se creaban 1,7 MB de datos por minuto? En el 2020, se estima que se crearán 1,7 MB por habitante, pero por segundo.

Aún más gráficamente: si hasta el 2013 se había fabricado información suficiente para recorrer ⅔ de la distancia entre la Tierra y la Luna, el 2020 habrá suficiente información para recorrer esa distancia seis veces.

Es por este motivo y, por cierto, la mundialización de los comercios -tanto en la demanda como en la oferta- que las empresas están también movilizando cada día más información de la mano de sus crecientes redes y clientes que ya no solo se limitan al ámbito local, sino que tienen alcances globales, a las distintas nubes disponibles: las privadas y las públicas.

 

La antigua forma de dirigir los negocios con aplicaciones 100% on premise está quedando obsoleta, tal como se desprende del informe de predicciones para la industria TI que se desarrollaron en 2017.
 

Según el documento de la consultora, para 2020, el 67% de la infraestructura y el software de TI de la empresa se destinarán a ofertas basadas en la nube. Esto explica que hoy las pequeñas, medianas y grandes empresas se ven en la necesidad de llevar sus procesos a la nube para así moldear nuevas estrategias de negocios.
 

Actualmente las empresas están orquestando una verdadera metamorfosis tecnológica que involucra un cambio en la infraestructura digital de la empresa, así como también, en sus empleados quienes deben ser conscientes de este nuevo paradigma y, además, contar con las habilidades y nuevos conocimientos que este cambio requiere.
 

Uno de los primeros pasos es definir qué tipo de nube se acomoda a los requerimientos de la empresa. En esa línea, hay que entender que tanto las nubes públicas como privadas cuentan con restricciones de uso.
 

Para superar todos estos problemas, dice el experto, la tendencia es que las empresas trabajen en ambientes TI Híbridos, es decir, que combinan nubes públicas y privadas. De este modo, las empresas pueden obtener todos los beneficios derivados de ambos mundos.

 

Nube privada 2.0


Las nubes privadas se diferencian desde su mismo nombre, por su naturaleza de uso exclusivo de sus clientes y por la proliferación de ellas en distintos países, posicionando servicios que las nubes públicas, por su distancia geográfica y legal, no pueden brindar.

La elasticidad de la nube es de gran importancia para quienes podrían requerir una expansión temporal en contexto de ventas masivas, contingencias o ambientes pre productivos.

Así también, el estar ubicada en territorio nacional hace que se adapte, como ninguna otra nube, a los requerimientos legales de aquella data que no puede abandonar el país.

Esta misma particularidad disminuye los costos en el uso de enlaces y latencia en el procesamiento de la información y mayor velocidad en el time-to-market.

 

 

 

 

 

.

.

.

Fuente: Ebizlatam

Please reload

Posts Destacados

Presentes en "IT Solutions - Evolución InsurTech" en conjunto con Aranda Software

03/05/2018

1/6
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Archive
Please reload